TOC – Trastorno Obsesivo Compulsivo

ES UN TRASTORNO MENTAL, AFECTA A 2% DE LA POBLACION. EN EL TOC LAS PERSONA TIENEN PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS, IDEAS, SENASACIONES  las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) o comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo (compulsiones). Con frecuencia, la persona se comporta de cierta manera para librarse de los pensamientos obsesivos, pero esto sólo brinda alivio temporal. El hecho de no llevar a cabo los rituales obsesivos puede causar una enorme ansiedad y sufrimiento.

No se conoce la causa exacta del TOC, puede estar relacionada a lesiones en la cabeza, infecciones y funcionamiento anormal en ciertas áreas del cerebro. Los genes (antecedentes familiares) parecen jugar un papel importante. La mayoría desarrollan síntomas hacia la edad de 30 años.

Los síntomas pueden ser obsesiones o compulsiones que no se deben a una enfermedad o consumo de drogas, que interfieren con la vida cotidiana.

Hay muchos tipos de obsesiones y compulsiones. Éstas pueden ser realizar cosas físicamente (comportamientos) o hacerlas en la cabeza (actos mentales). Los ejemplos incluyen: revisar y volver a revisar acciones (como apagar las luces y cerrar la puerta con llave), conteo excesivo, miedo excesivo a los gérmenes, la compulsión de lavarse las manos de manera repetitiva para protegerse de infecciones, repetir palabras de manera silenciosa, rezar silenciosamente una y otra vez. La persona generalmente reconoce que el comportamiento es excesivo o irracional.

El diagnóstico generalmente se puede realizar por la propia descripción del comportamiento. Un examen físico puede descartar causas físicas y una evaluación psiquiátrica puede descartar otros trastornos mentales.

Tratamientos:

El trastorno obsesivo compulsivo se trata utilizando una combinación de medicamentos y terapia conductual. Los medicamentos empleados abarcan antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo. La psicoterapia (terapia cognitiva conductista o TCC) ha demostrado ser efectiva para este trastorno. Durante la terapia, el paciente es expuesto muchas veces a una situación que desencadena los pensamientos obsesivos y aprende gradualmente a tolerar la ansiedad y resistir las ganas de llevar a cabo el acto compulsivo. La terapia también se puede utilizar para reducir el estrés, la ansiedad y resolver conflictos internos.

A pesar de un tratamiento adecuado, aproximadamente un 10% de ellos no encuentran beneficio en este tratamiento. Actualmente, para el caso de TOC, la Estimulación Cerebral Profunda, está siendo investigada como una terapia experimental. Los blancos estimulados, según los trabajos publicados son: brazo anterior de cápsula interna, striatum ventral/cápsula ventral, núcleo accumbens, núcleo Subtalámico y pedúnculo talámico inferior. Estudios publicados han reportado una mejoría de 50% en promedio. No se han descrito efectos secundarios de importancia. Se requieren de mayores estudios para determinar el verdadero potencial de ECP en el tratamiento de TOC. Por ahora los estudios han concluido que ECP puede ser un tratamiento promisorio y seguro para TOC resistente a tratamiento con medicamentos.

Expectativas (pronóstico):

El trastorno obsesivo-compulsivo es una enfermedad prolongada (crónica) con períodos de síntomas graves, seguidos de períodos de mejoramiento. Es inusual que se presente un período completamente libre de síntomas. La mayoría de las personas mejora con el tratamiento.

Posibles complicaciones:

Las complicaciones a largo plazo de este trastorno tienen que ver con el tipo de obsesiones o compulsiones. Por ejemplo, el lavado constante de las manos puede causar ruptura de la piel. Normalmente este trastorno no progresa a otro problema de salud mental.

© Cirugía de Parkinson Perú s